Dicen que los artistas somos locos... elevare hasta el cielo o el infierno esa locura... y con esa locura marchare sin saber que existe o que no
Quisiera evaporizarme en el aire cuando llegue el amor...
Y de momento me congelo en la nieve

Quisiera avergonzarme de que no sentir tu calor... 
sangre liquida sobre la mar 
la mía. 
Que muere de dolor ...

no se de olvidar 
no llegare a los 100

no se por el sol nublar 
ni tampoco secarme al instante.

no me rompo yo.
me dejas tirada tú.

cubrirme como una estrella
que se protege con la luna
porque ambas solas están en su cuna....

el principio fue junto a ti.
el final se desprecio por mi.
un hola a la luz de la mañana 
y un adios al beso... cuando anochece

danza y bailaremos juntos
danza y traza
con ese cuerpo para cantarte...

espectáculo de admirarte....
tocarte... todo alagos es tú memoria

no te escondo y te acaricio 
ese es fondo en mi alimento

tal vez no quedo conmigo mismo por no fallarte...
 y es mi tez cambiante que teme al frio y al abismo

pideme que cuelge mi abrigo sobre tu espalda
y protegerte de cual mirada absurda
fiel estrellada luciernaga 
sublime perfume.
espadas tras las puertas y cuchillas tras las ventanas.
cuando ya piensas que volabas antes de las tinieblas...
tus alas se vuelven mas estrechas y no tomabas la fe ni a hurtadillas...

el cielo que cae hacia las personas que amabas...
el buen vino desparramando no volviese a coger forma
que aquella amada viuda que muriendo por amor como yo
quedándose quieta como si mosca en una tela de araña se tratase
fuere mismo espejo de una misma casa de la que cayéndose rápidamente
se transformara en una loca llamarada.
Sosteniendo la soledad junto al tiempo,
Buscando lo que nunca me daba aire,
Profundamente... Fijamente en un punto. Extrañándote ...
 Me encuentro como blanca estrella sobrevolándome como paloma

Profundos círculos que se van hasta estar tocándose....
Llamas levantándose en estos árboles inmortales...
No muero... No hay cabeza sin espada.

vuelven las cosas a su sitio.¡¡¡ vuelen¡¡
la gente sale a las calles  y aunque lloviera y sea la noche, cediera la luz o  el mundo no girara.

mi vida fue montaña siempre y cedió cuando tu volviste 
todo vuelve, vuelve¡¡¡
las campanas se oyen como cuando tú té desnudas y el corazón como el coche acelera.

y mientras la lluvia cae. 
hablamos... hablamos y nos besamos...¡¡¡
nos besamos y cae el ocaso, cae.¡¡¡
por fin¡¡¡ sí que es de día. 
y da igual¡¡¡, porque lo mismo haremos....
Déjame decirte como veo las cosas.
Olvídame como he de quererte con la luna congelada....
Recuérdame como he de repartirte la luna a partes iguales.
Si puedes....¡¡¡¡