Ir al contenido principal

Tu y mi tierra



El margen del yodo
se dispersa...
nada o todo
desde tu alma,
cuerpo,
hasta camisa.
Tú sonrisa
agua de azahar,
es querer comenzar
la bella mujer
a la que se embelesa.
La luna
te regala
canciones
para ti,
el sol
te hace postres
dulces,
para un sí.
Pero adiós pronunciaste
vuelo,
donde no me quede contraste
ni si quiera de lo que huelo,
esos amores insuficientes...
Para mí
¡hay, para mi!
si quedaran trozos: madera de roble o metal frío,
no sentiría el agua correr
gastando fuerzas
de donde no quedaran guerras.´
Línea media pequeña, grande quizás.
Amor,
odio,
yo no tendre
tal animadversión...
No podría ahogar los pájaros,
dejar incoloro las flores,
ni secos los campos...
donde nacen y crecen los sabores...
vinos,
dulces, como tú,
amargo,
como cada partir
¿y mi querida tierra?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Biografía

Me llamo Irene Seco Bartolomé.
Nací en Santander en 1988.
Vivi en Polanco desde pequeñita, pues ahí me crié hasta que me fui a Torrelavega.
Mi afición por la poesía paso desde el 2009: desde que pase una mala racha, pero creo que las cosas pasan por algo, y es lo mejor que me ha pasado en la vida.
Ahora conseguí mi sueño tener 7 poemas editados en el concurso poético de Madrid.

Mi otra vocación es ayudar a los demás. Mis estudios académicos son  Técnica socio_sanitaria y Auxiliar de enfermería y Auxiliar de Veterinaria.

Mi otra afición la fotografía y la pintura.
En la pintura estuve 4 años.
la fotografía  con buen gusto estético.

Trabaje como mi propia jefa durante un año en una Posada rural y actualmente de Lotera en Corrales.

fue un sueño

Te miro y extraño.
Me miras y buscas.
Porque todo fue un sueño.
¡oh! gran mujer, fresco aroma mi vida, ¿es orden tuya que hoy mis parpados a la imagen de tu quitada prenda en lángida noche estén abiertos?
¡oh! mar o luna, tu nunca de viuda, que de más están hoy todos mis sueños, pues no soy quien lleva rienda entre toda imagen vista de espejos.
por verte vuelvo del fin de todo, y si que por mucho lo conocido, que por faltar para verte no sea,
ya contigo vuelvo a la odisea, hoy o ya mañana, nada casea, sin poema de ti habré quebrado.